LASREBAJAS

Texto: Alexander

Las Rebajas de enero. Momento esperado por muchos y temido por otros. Llegan siempre en ese mes del año en el que las fiestas nos han dejado el bolsillo temblando, algún kilo de más y muchos proyectos, propósitos y buenas intenciones en la cabeza.

Las carreras, prisas, colas, montones de ropa sin etiquetar, bufidos y codazos son la típica estampa de principio de año que nos podemos evitar  acudiendo a nuestras tiendas de barrio de toda la vida, comprar en el comercio local es “cool”, original y social, además de otras muchas ventajas de las que ya hablamos en anteriores post.

Comprar en rebajas no es un deporte de riesgo ni una ciencia exacta pero siguiendo algunos consejos básicos, lograremos comprar justo lo que necesitamos sin morir en el intento.

rebajas_1

Tu objetivo no es llenar el carro. Recomendamos invertir en esos clásicos que nunca fallan: un buen abrigo o chaqueta de piel, un vestido para alguna ocasión especial, unos zapatos de calidad, un bolso de buena factura,… Sin duda esto será lo más interesante e inteligente a largo plazo.

Pensemos con frialdad qué buscamos y cuál es nuestro presupuesto, evitaremos compras de impulso que no aportan nada más que remordimientos y solo ocuparán espacio en nuestros armarios. Solemos comprar en rebajas prendas de tendencias pasajeras que enseguida quedan obsoletas, todos tenemos alguna que nunca sale del armario.

Si nuestro acompañante compra, nosotros compramos. Tenemos una enorme tendencia a imitar comportamientos, esto lo conocen muy bien los grandes centros comerciales. Para evitar estos impulsos y caer en compras innecesarias es siempre mejor ir de compras solo.

rebajas_2

Conoce tus derechos: Revisa siempre la compra antes de pagarla y ejerce el derecho a su devolución en caso de que esté defectuosa. Los artículos rebajados no deben diferenciarse en nada en cuanto a calidad a los que no lo están. Además, tienen que mostrar el precio anterior y el rebajado. Y por supuesto conserva siempre el ticket de compra.

Rebajas en la Costa Fleming

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *