COREA

El edificio Corea es ya un recuerdo. Era uno de los edificios más populares e innovadores del Paseo de la Castellana. Fue construido entre los años 1951 y 1954.

El nombre proviene de los primeros ciudadanos americanos, marines en su mayoría, que vinieron a España después de la Guerra de Corea. Algunos vecinos recuerdan aquella época en la que los americanos vinieron con sus formas de vida nocturna. Con el paso de los años muchos de ellos se trasladaron cerca de La Moraleja a casas bajas y adosados cerca de la carretera que les llevaba a la base de Torrejón.

Hay investigaciones que apuntan a que el edifico Corea se llamó así simplemente por coincidir su construcción con la guerra homónima y con el contexto propagandístico del régimen, no porque los marines vinieran expresamente del país asiático. En cualquier caso se trataba de un edificio  muy moderno para su época, con unas emblemáticas instalaciones, una gran nave interior en la que había situadas diversas actividades, entre ellas un gimnasio con piscina incluida. El edificio Corea rebautizó a toda la manzana de viviendas desde el número 198 al 208 del paseo de la Castellana, con vuelta a Félix Boix, Doctor Fleming y Carlos Maurrás, donde existía en su interior un gran economato donde los americanos podían comprar casi cualquier cosa y mucho trajín en el mercado negro de productos. Todavía hoy los vecinos más mayores del barrio siguen llamando a esta zona de la misma manera: Corea.

Toda la zona se convirtió en un hervidero de nuevas formas de vida. Un fenómeno sociológico completamente nuevo aparecía allí donde los yankis tenían sus bases (Madrid, Sevilla, Zaragoza y Cádiz): el de las prostitutas, que se casaban con militares y se convertían en respetables amas de casa con un nivel de vida muy superior al de la media española. Los militares que no se casaron, sus dólares, el whisky y la prostitución marcaron los aledaños de la calle Doctor Fleming en los años 60 y 70, y aunque el régimen se planteó acabar con ello, finalmente miró hacia otro lado y decidió mantenerlo controlado en una especie de zona cero para que no se propagara como la pólvora hacia otros lugares de Madrid. Al fin y al cabo había que mantener contento al nuevo socio Mister Marshall, aunque no había ninguna garantía de que Estados Unidos auxiliara a España si ésta se veía envuelta en una guerra. Había que proteger el tacaño suministro bélico que recibíamos y no soliviantar al que disponía de un poderoso arsenal nuclear. Así que América entró por la puerta grande en Doctor Fleming transformando y fascinando a todo el que pasase por allí.

corea_3

  1. Fotografía aérea del Paseo de la Castellana (1951-52). Vemos en primer término el edificio Corea en su primera fase de ejecución.  El caserío de edificios bajos que aparece al fondo es el barrio de La Ventilla, en la actualidad desmantelado. El campo de hierba de la derecha es el depósito de aguas del Canal de Isabel II, donde aún no se había levantado la torre del depósito elevador.  La rotonda que está justo encima es la Plaza de Castilla. 
  2. Fotografía aérea del Paseo de la Castellana (1952) desde la Plaza de Lima, pasando por la Plaza de Cuzco hasta la Plaza de Castilla. En la parte inferior derecha el estadio de fútbol Santiago Bernabeu. A la altura de la Plaza de Cuzco, a la izquierda las casitas bajas del barrio de Tetuán de las Victorias. A continuación, a la derecha el edificio Corea, recien construido. Más al fondo, la Plaza de Castilla y la torre elevadora del depósito del Canal de Isabel II, seguramente recién construido. 

corea_2

El edificio fue diagnosticado de aluminosis a finales de los 90, las estructuras de hormigón corrían riesgo derrumbe y la empresa Restaura negoció con los propietarios y apostó por comprar la manzana y comenzar la restauración en marzo de 2003 y posteriormente el Grupo Reyal la demolición.

Después de 8 años de obras y movimientos de compra/venta en el 2011, se inaugura el complejo Castellana 200, obra de los arquitectos Emilio Dahl y Fernando Antolín. Con una inversión inicial de 350 millones de euros. Con un área de oficinas que comprende dos edificios, una gran área comercial que cuenta con 6.500 metros cuadrados de superficie, con una selección de operadores de marcas de primer orden y un terreno de 18.000 metros cuadrados pendiente de construcción y compatible con varios usos, además de mas de 800 plazas de aparcamiento.

Castellana 200 comenzó a recibir a los primeros inquilinos de sus oficinas en 2014, entre los que se encuentran la consultora inmobiliaria CB Richard Ellis y el fabricante de bebidas Schweppes. Además, también se abrió el espacio comercial, donde destacan los centros de las firmas de moda H&M y el distribuidor de electrónica Media Mark. Se trata, por tanto, de un edificio de oficinas muy singular englobado en un complejo de centro comercial, garaje y hotel (todavía en proyecto). La singularidad de la respuesta arquitectónica reside en un tratamiento dinámico de fachada, rompiendo su continuidad por medio de una abertura, creando diferentes volúmenes y comunicando la Castellana, con el patio interior de manzana.

corea_1

Fotografías: URBAN IDADE