Madrid Nuevo Norte apuesta por potenciar la actividad urbana gracias a un modelo de ciudad en el cual distintos usos conviven y se complementan.

Nueve de cada diez manzanas de vivienda del proyecto incluirán comercios en planta baja, para que las calles y plazas tengan vida todos los días de la semana.

Próximamente tendrán lugar unas consultas ciudadanas, incluyendo a los comerciantes de las zonas en torno al proyecto, para que puedan exponer sus puntos de vista, necesidades y observaciones relacionadas con Madrid Nuevo Norte.

Protagonismo del comercio de proximidad

Madrid Nuevo Norte, el gran proyecto de transformación urbana de Madrid, apuesta por el comercio de proximidad como elemento imprescindible para crear vida urbana y fomentar el empleo y la economía local.

Un diseño de ciudad denso, compacto y de usos mixtos, en el que el 90% de las manzanas, tanto residenciales como de oficinas, incorporan comercio en planta baja. Además de estos usos, integrados en la edificación residencial, se contempla la posibilidad de implantar en los edificios de viviendas otro tipo de servicios al ciudadano como, por ejemplo, clínicas o gimnasios.

Madrid Nuevo Norte es un proyecto orientado a la movilidad sostenible, y su diseño se basa tanto en un entorno urbano fácil de caminar y de recorrer en bici como en una nueva red de transporte público hiperconectada, un enfoque que potencia la actividad comercial. Además, se ha asignado más presencia de uso comercial y de oficinas en torno a los puntos de transporte público donde coincidirán Metro, Cercanías y autobuses. Esta sinergia entre el transporte público y la actividad comercial no sólo tendrá lugar en el Distrito de Negocios, al sur de la M-30, sino también más al norte, en las zonas más residenciales entre la M-30 y la M-40, limítrofes con Fuencarral, Tres Olivos y Las Tablas.

El comercio en planta baja contribuye de forma decisiva a que las calles se llenen de vida, como ocurre en la ciudad tradicional. Madrid Nuevo Norte busca, en ese sentido, recuperar la esencia del Madrid más auténtico, con calles a escala humana y actividad comercial en todas las manzanas.

Apostando por un diseño de ciudad con espacios públicos más habitables, con usos del suelo que conviven y se complementan, Madrid Nuevo Norte está en línea con los proyectos urbanísticos más innovadores del panorama internacional. Un enfoque que trata de romper la tendencia de las últimas décadas, y evita el modelo de segregación de usos, que genera ciudades dormitorio, distritos de negocios y zonas comerciales y de ocio aisladas de los entornos urbanos

Asimismo, la coexistencia de espacios de trabajo y residenciales con el comercio potencia la demanda variada y constante para negocios de emprendedores, los siete días de la semana y en distintas franjas horarias.

Como parte del compromiso del proyecto hacia el comercio de proximidad, próximamente se van a organizar una serie de consultas ciudadanas, incluyendo a los comerciantes de las zonas en torno al proyecto, con el objetivo de que puedan exponer sus puntos de vista, necesidades específicas y observaciones relacionadas con Madrid Nuevo Norte.

Centro de Negocios, empleo y economía del conocimiento

El nuevo Centro de Negocios de Madrid Nuevo Norte se convertirá en el más importante del sur de Europa. Contará con la máxima accesibilidad, junto a la estación de Chamartín, futuro centro de la alta velocidad ferroviaria del país, a pocos minutos de Barajas y conectado con toda la ciudad y la región a través de una nueva red de transporte público. Una red que partirá de un gran intercambiador de transportes, junto a la estación.

Este gran centro de negocios será un distrito icónico para la ciudad que responderá a las nuevas necesidades tanto de las grandes corporaciones como de los pequeños emprendedores, fomentando la atracción de inversiones, innovación y talento. Todo ello, junto al nuevo Parque Central de Madrid Nuevo Norte, que atraerá a los visitantes por su diseño singular y su escenario urbano.

Madrid Nuevo Norte potencia la economía del conocimiento y el empleo de calidad, y se prevé la creación de 150.000 empleos derivados de la actividad económica, una vez concluidas las obras. Esto se suma a los 200.000 empleos previstos en la fase de construcción del proyecto.

En este nuevo distrito de negocios de última generación, con espacios urbanos de calidad, caminable y ciclable, el comercio en planta baja será también protagonista, con presencia de todo tipo de comercios para responder a la alta demanda de la zona.

Agustín de Foxá, corazón comercial del norte de Madrid

La prolongación de la calle Agustín de Foxá será la vía con mayor presencia comercial del proyecto. Esta calle está planificada como el nuevo eje de actividad económica y urbana del norte de Madrid. La actual Agustín de Foxá se prolongará hacia el norte de la M-30 y está previsto que aglutine una importante actividad comercial. Será el eje vertebrador del proyecto, a lo largo del cual se emplazarán las principales estaciones de transporte.

El tramo de Agustín de Foxá entre la estación de Chamartín y la M-30 contará, además, con un nivel subterráneo para liberar la superficie de una parte significativa del tráfico rodado, quedando la cota de calle reservada para el tráfico a baja velocidad, los autobuses urbanos, las bicicletas y los peatones, lo que creará un entorno amable y atractivo para el comercio y la vida urbana.

Hola