Hace años, más de cien mil olivos era el sustento de muchos de los habitantes de Oliete, Teruel. Tan importantes eran estos olivos, que aportan incluso la raíz del nombre al pueblo. Tras el éxodo rural, más del 70% de estos olivos quedaron abandonados. La última almazara de aceite cerró hace 10 años y ya nadie se dedicaba al aceite. Un árbol que había dado riqueza a tantas generaciones, ahora, estaba abandonado.

Donde todo el mundo veía olivos viejos y abandonados, nosotros vimos el motor de bienestar y desarrollo económico para devolver la vida al pueblo de una manera sostenible.  Así fue cómo surgió, hace 5 años, apadrinaunolivo.org, una asociación sin ánimo de lucro cuyo objetivo empezó siendo ayudar a Oliete y hoy, nos proponemos extender el modelo para ayudar a otros pueblos de la España Vaciada. Hoy día España tiene 8.000 municipios, de los cuales, más de la mitad tienen menos de 500 habitantes. Son pueblos que, sin relevo generacional, se acabarán perdiendo si no hacemos nada. Vimos una oportunidad y decidimos apostar por un modelo de desarrollo rural sostenible. Ofrecer nuevas oportunidades a jóvenes agricultores para quedarse en el pueblo y concienciar sobre el problema de la España vaciada, mostrando que, con creatividad y trabajo, se pueden encontrar soluciones. Pensamos que hay que acabar con la negatividad e impulsar el optimismo, creatividad y cooperación entre todos.

¿Cómo se recupera un olivo?

El olivo es un árbol que, sin los cuidados adecuados está destinado a desaparecer. Uno de sus principales enemigos son los “chitos” o “ramos”, ramas que nacen desde la base del tronco robándole los recursos y haciendo que finalmente se quede sin aire, sin luz y se convierta en un arbusto insano que acabará secándose y muriendo. Cuando alguien apadrina un olivo, la recuperación comienza con la poda y eliminación de los chitos. Labramos el suelo para generar una cubierta espontánea de hierba, fertilizamos el suelo, abono foliar, tratamiento ecológico de plagas y por supuesto riego.

¿Cómo puedes apadrinar un olivo?

En la web Apadrinaunolivo.org explicamos todo el proceso. Puedes escoger tu propio olivo, ponerle el nombre, hacerle seguimiento a través de la App Mi Olivo y, al final de la cosecha, mandamos al padrino o madrina 2 litros del aceite de los olivos recuperados como recompensa. Además, con el excedente de producción, hemos creado nuestra propia marca de aceite, “Mi Olivo”, una marca de consumo responsable, que remunera y trata de manera justa a la naturaleza, a los agricultores y a las personas en exclusión.

Es un proyecto de innovación social con triple vertiente: medioambiental, social y educativa:

Medioambiental

No podemos olvidarnos de la parte medioambiental de nuestro proyecto. El olivo, es uno de los mejores árboles en materia de absorción de CO2. El Consejo Oleícola Internacional (COI) hizo un cálculo para saber la huella de carbono del aceite de oliva. Estimaron que la producción mundial de aceite de oliva podría absorber cantidades de CO2 de una ciudad de más de 7 millones de habitantes como Hong Kong.

Además, con la recuperación del olivar, también estamos protegiendo el hábitat que vive en el olivar. En Apadrinaunolivo.org, no solo estamos ayudando a salvar un pueblo, sino que también estamos ayudando a recuperar el ecosistema de la zona.  Los muros de piedra seca que utilizamos para delimitar parcelas, son patrimonio en la parte medioambiental, ya que constituyen ricos ecosistemas para muchas especies animales (insectos, invertebrados, anfibios, reptiles y pequeños mamíferos y también algunas especies de aves que los utilizan para anidar) y vegetales (helechos, líquenes y musgos).

Social

Producimos un aceite solidario porque está hecho gracias a la ayuda de la gente y con un marcado carácter social. No solo por la creación de puestos de trabajo, evitando así que la gente activa se marche a otros lugares, si no también por la inserción socio laboral de personas en riesgo de exclusión socio laboral y personas con distintas capacidades.

Educativa

También hemos lanzado Apadrina Educa, una línea educativa para generar conciencia rural sostenible entre los más jóvenes en materia medioambiental, de alimentación sostenible y acción social. Somos conscientes de la importancia de plantar en ellos la semilla de conservación y recuperación de nuestro patrimonio natural. Realizamos talleres en colegios en colaboración con la asociación “Plant for the Planet”, expertos en metodologías de educación en materia medioambiental, consiguiendo gracias a su programa de “Embajadores por la Justicia Climática” que jóvenes de todo el mundo planten un millón de árboles en cada país.

Ir más allá: Consumo responsable

Pero nuestro objetivo es mucho más ambicioso. No queremos quedarnos solo en Oliete. Queremos cambiar la percepción del consumidor a la hora de comprar, para que haga una compra responsable. Que busque productos de producción local y sean más conscientes de la importancia de comprar productos de nuestros pueblos. Porque si dejamos que estos pueblos se pierdan, perdemos nuestra cultura, nuestras tradiciones y nuestras raíces .

Apadrina un Olivo. Empezamos siendo cuatro fundadores y ahora somos más de 8.000 padrinos. Juntos conseguiremos poner en valor el medio rural. Porque si perdemos nuestros pueblos, perdemos nuestras raíces.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *